Una feria de incongruencias

La política ya no es lo que era. El histrionismo ha desplazado a la razón. La militancia ya no importa en la política ni tampoco en los partidos. Menos aún importa la ciudadanía aunque todos hablen de ella. Y ni una ni otra importan porque desde la reforma del 2007 son las dirigencias las que se han quedado con todo: partidos, recursos, spots, candidaturas. Primero. El PAN hace unos pocos días apoyó la terna para la Auditoria Superior de la Federación, pero el martes, Damián Zepeda regañó a sus diputados, y los panistas anunciaron que le quitaban el apoyo a la terna que ellos mismos habían apoyado. Segundo. El domingo Anaya se deslindó y deslindó a su partido, el PAN, de los dos únicos gobiernos panistas que hemos tenido: el de Vicente Fox y el de Felipe Calderón. Ricardo fue parte del gobierno de Calderón, que fue quien lo trajo a México y lo convirtió en subsecretario de Turismo, en diputado y en secretario general del PAN. Tercera. John Ackerman, quien presume de ser ideólogo de López Obrador y que es el colaborador estrella en México del órgano oficial de Vladimir Putin, Rusia Today, resulta que ahora, lo mismo que López Obrador, es guadalupano. La búsqueda del poder a toda costa sin duda hace milagros. Cuarto. Miguel Barbosa se significó durante años como uno de los legisladores más respetuoso y querido por sus adversarios, además de ser uno de los más convencidos críticos de López Obrador, repentinamente se hizo miembro de Morena. Quinta. El partido Encuentro Social (PES), de raíces cristianas, ha coqueteado con todas las fuerzas políticas desde su reciente nacimiento. Estuvo cerca del PAN, luego del PRI y ahora, repentinamente, se alió con Morena. No es teoría de conspiración ni mucho menos tuvo algo que ver en ello Miguel Osorio, como algunos han dicho, es simple oportunismo, alimentado, quizás, por la identidad religiosa con el candidato de Morena. Como diría Marx, pero Groucho, no Carlos, si no les gustan mis principios no se preocupen, aquí tengo otros.

 

 

 

 

 

Recomendaciones musicales

 

Libros

 

RAZONES

Una feria de incongruencias

14-12-2017 La política ya no es lo que era. El histrionismo ha desplazado a la razón. La militancia ya no importa en la política ni tampoco en los partidos. Menos aún importa la ciudadanía aunque todos hablen de ella. Y ni una ni otra importan porque desde la reforma del 2007 son las dirigencias las que se han quedado con todo: partidos, recursos, spots, candidaturas.

Leer más...

 

 

 

 

Biografía

 

 

VIDEOS TODO PERSONAL

TWITTER

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sígueme en:

  

JFM TV