Los amigos del Chapo… los jueces corruptos

La información publicada por Excélsior respecto a la violencia en Sinaloa durante los seis meses que El Chapo estuvo en libertad otorga algunas claves: durante ese semestre los asesinatos en Sinaloa aumentaron un 16.36 por ciento y alcanzaron las 501 muertes violentas por ajustes de cuentas, lo que indica que se recrudeció la lucha entre el cártel de Sinaloa y el que encabeza otro Chapo, Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro, que controla el norte de Sinaloa y buena parte de Sonora. Pero esa información hay que cruzarla con otra, que se divulgó también este fin de semana: durante su estancia en el Altiplano, el Chapo Guzmán terminó haciendo alianzas con personajes que habían sido sus enemigos, como Sigfrido Nájera, el Canicón, líder de los Zetas, quien habitaba en la celda de junto al Chapo y que murió de un paro respiratorio poco después de la fuga de Joaquín, y los hermanos García Simentel, jefes de sicarios del cártel de los Arellano Félix. Llama la atención la alianza del Chapo con el jefe de los Zetas, cuando ambas organizaciones están en el corazón de la guerra que se ha librado entre los cárteles desde 2004. O con jefes de los Arellano Félix. No creo que esos acuerdos de prisión hayan caído demasiado bien entre los líderes que estaban en libertad. Vía grabaciones, seguimientos, datos recuperados, existen testimonios de que el Chapo estuvo con Kate del Castillo y Sean Penn, con su esposa Emma Coronel, con la diputada Lucero Sánchez, que viajó a Culiacán y Los Mochis, ¿y en todo ese tiempo, se reunió con el Mayo Zambada, con Esparragoza, con Dámaso López?¿o simplemente será que éstos lo veían ya como un peligro, alejado de la operación, como 18 años atrás había sucedido con Amado Carrillo Fuentes?

Biografía

VIDEOS DE TODO PERSONAL

 

Libros

Recomendaciones musicales

RAZONES

Los amigos del Chapo… los jueces corruptos

08-02-2016 La caída de Joaquín Guzmán Loera, lo escribimos aquí, recordaba en varios aspectos, la muerte, provocada por sus propios socios, entre ellos el propio El Chapo, entonces con una dimensión mucho menor, de Amado Carrillo Fuentes, el llamado Señor de los Cielos. Una mezcla de ansias de protagonismo social; de relajación de medidas de seguridad; de pasión por mujeres con una amplia exposición pública (Amado fascinado, entre otras, por Gloria Trevi, El Chapo por Kate del Castillo y colocando a su dama, Lucero Sánchez, en el Congreso); de una persecución implacable de las autoridades porque las habían ridiculizado (Amado Carrillo cuando se descubrió que que el zar antidrogas del gobierno mexicano, el entonces general Jesús Gutiérrez Rebollo era en realidad un operador suyo, al que el capo le pagaba desde las mujeres de compañía hasta el departamento en el que vivía; El Chapo por su fuga del Altiplano) lo hacían, a uno y a otro, peligrosos para sus propias organizaciones.

Leer más...

 
 

JFM TV

Colaboradores de Imagen

TWITTER

 

 

Sígueme en: